Teléfono: 971717394 | Email: pedidos@m31.net

Consejos para comprar una pantalla de proyección


Consejos para comprar una pantalla de proyección

Si queremos conseguir una proyección en alta calidad, deberemos comprar una buena pantalla. Hay varios tipos de pantallas, y si nunca has comprado una, hoy te traemos una serie de tips y consejos para comprar la que mejor se adapte a sus necesidades

Tipos de pantallas de proyección

Las pantallas eléctricas se utilizan de forma fija en espacios cerrados o salas, y tienen un motor eléctrico para subirlas o bajarlas. Las manuales son parecidas, pero su manipulación es sincrónica. Las de trípodes pesan muy poco y se pueden desplazar fácilmente.

Según su base, también podemos diferenciar las pantallas en fijas, que son las más baratas y las que se instalan de manera más práctica, ya que consisten en una estructura rígida que se pone en una superficie lisa como una pared o columna, y en pantallas móviles, que pueden ser trasladadas a cualquier sitio porque se pueden enrollar o desplegar.

A la hora de comprar una pantalla de proyección, hay que saber con qué material está hecha la pantalla, porque de eso dependerá la calidad o definición, y la ganancia. Que sea o no una buena pantalla también depende de la potencia lumínica del proyector y la distancia a la que se encuentren los dos. Lo mejor es poner el proyector por encima de la pantalla, para que se pueda ver toda la imagen.

Claves para comprar una pantalla de proyección

  • Hay muchos tipos, marcas, medidas… Antes de comprar una pantalla, hay que saber dónde la vamos a colocar. Por ejemplo, si la vas a utilizar en una clase, oficina, o casa, lo mejor es que no sea demasiado grande. Por ejemplo, 2 metros de alto por 2 de largo. Si es un espacio abierto, una de 5 por 6 metros puede funcionar.
  • El formato de proyección es importante, de ahí saber qué uso le vamos a dar. Si, por ejemplo, queremos montarnos un cine en casa, las pantallas suelen tener un borde negro que hace de marco y que ayuda a la vista a delimitar la imagen, un formato 16:9 que es el de las películas para televisión. Pero algunas emiten a 2.35:1, por lo que habríamos de decidir.
  • A continuación, deberemos valorar los precios de acuerdo a nuestra capacidad económica. Hay pantallas plegables de 170 x 140 que no valen más de 40 euros, pero también hay pantallas de 240 x 420 que llegan a los 300. Puedes investigar por internet las opiniones de los clientes y ver si merece la pena o no la compra.
  • Si la vas a instalar tú, opta por la pantalla que se pueda instalar de la forma más sencilla.

Elegir la mejor pantalla de proyección

Elegir una pantalla tensada o fija ofrece muchas ventajas, ya que la imagen quedará perfectamente ajustado, ganando en detalle, sobre todo si el proyector que usamos es de tiro corto o ultra corto.

Además, cada material ofrece sus propias ventajas. No es igual usar una tela para contrarrestar la luz ambiente, que una con negros más profundos o para proyectar 3D.

En definitiva, no dudes en adquirir una pantalla de proyección, con la que disfrutar en grande con familiares o amigos o para trabajar en reuniones o conferencias.

Have any Question or Comment?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *